Una estrella ‘made in’ Los Barrios

Una estrella ‘made in’ Los BarriosAntonio Moreno se considera uno de los primeros ‘latin lover’ del cine mudo · Un documental recuperará la memoria del actor que posee una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

El “sueño americano” desembarcó en Hollywood procedente de Los Barrios mucho antes de que esa propia idea existiera entre los actores de este lado del Atlántico. En el Paseo de la Fama de Los Ángeles (EEUU) hay una estrella que lleva por nombre Antonio Moreno (1887-1967). Mucho más tarde llegó la de Antonio Banderas (2005) y la de Penélope Cruz (2011). Sobre su lugar de nacimiento muchas son las incógnitas, lo que sí es cierto es que vivió toda su infancia en la provincia gaditana hasta que dio el salto que cambió su vida en 1902.

Un latin lover, un galán de sombrero y chaqueta, atractivo y con talento, así se mostraba este hombre que posee una filmografía de vértigo con más de un centenar de títulos a sus espaldas, e incluso cuatro películas como director. El recuerdo de su obra se ha difuminado como el blanco y negro de principios del siglo XX. Esta estrella del cine mudo compartió cartel con actrices como Greta Garbo, Pola Negri o Clara Bow.

Una vida de cine

Hijo de militar, Antonio Garrido Monteagudo Moreno -su verdadero nombre-, quedó huérfano en la niñez, ejerció el oficio de panadero y trabajó en los campos de polo de San Roque. Soñaba con ser torero, aunque su madre deseaba otro destino para él. Hizo amistad con los turistas que llegaban a la zona y las influencias le acabaron por desatar la aventura de cruzar el océano. Los viajes de vuelta de Moreno, ya como multimillonario, le hicieron extrapolar el estilo de edificación gaditano a un distrito de Los Ángeles, que casualmente lleva su nombre.

Moreno triunfó como actor de teatro en Broadway. Fue el primer latin lover antes de Rodolfo Valentino y uno de los más cotizados de la época de la mano de VitagraphParamount Metro Goldwyn Mayer. Así llegarían películas como La casa del odio (1918) junto a Pearl White; My American wife (1922) con Gloria Swanson; La tierra de todos (1926), con Greta Garbo; o Ello (1927), con Gary Cooper y Clara Bow. Con la llegada del cine sonoro su carrera no siguió subiendo, aunque sobrevivió. Dirigió las primeras sonoras mexicanas y, durante los años 40 y 50, trabajó como secundario con los mejores directores. Se despidió con Centauros del desierto, después de 44 años de trayectoria profesional.

Aparte de su carrera, su vida fue fascinante. Se vio involucrado en un famoso crimen que nunca fue resuelto, e incluso se casó con la rica heredera de una familia petrolera. Falleció en 1967 debido a un ataque de apoplejía con 79 años. El equipo del documental ha localizado a su nieto en EEUU, fascinado al igual que estos periodistas con la intensa historia de esta estrella del cine, un actor curiosamentemade in Los Barrios.

Fuente: Diario de Cádiz

2017-08-29T14:39:31+00:00